Categorías
Entrega Correos 2020

El embarriado

Comparte:

El embarriado es una tarea individual: cada cartero se ocupa de embarriar la correspondencia de la sección de reparto que tiene asignada. Comienza después de que haya concluido la clasificación y se hayan trasladado las monteras de envíos a la mesa de cada sección de reparto (después de levantar mesa general).

El embarriado consiste en ordenar la correspondencia de la sección según el itinerario que se seguirá durante el reparto. Consta de dos fases: el preembarriado y el embarriado. Se considera preembarriado la clasificación de los envíos en casilleros; se considera embarriado la formación de paquetes (bloques de envíos) con los envíos clasificados en el preembarriado, listos para repartir (en el orden de reparto).

El modelo de mesas-casillero de preembarriado de cada sección consta de módulos adaptables al volumen de cada caja (separación o corte) y de rótulos impresos que indican los envíos que deben introducirse en cada caja. En estos casilleros, todas las cajas de la sección se ordenan según el itinerario que se seguirá durante el reparto, de izquierda a derecha y de arriba a abajo. De esta forma se facilita el trabajo al cartero habitual y un cartero con poca experiencia se familiariza rápidamente con el contenido de la sección. Por tanto, el preembarriado debe realizarse en casillero, sin disponer monteras encima de la mesa de la sección. El preembarriado comenzará en primer lugar por la correspondencia normalizada.

En el caso de que existan secciones acumuladas, que no se puedan repartir en su totalidad, debemos tener en cuenta que existen los criterios de prioridad en el embarriado y reparto.

También tenemos que tener en cuenta al final del preembarriado que:

  • Se deben reencaminar a la sección correspondiente los envíos mal clasificados que pertenecen a otra sección, para que el titular proceda a su embarriado.
  • En el caso de que se utilice un casillero específico para la reclasificación de los envíos mal clasificados a sección en el procedimiento de clasificación general, antes de preparar la correspondencia para la salida a reparto, deben recogerse los envíos que se encuentren en este casillero para la sección.
  • Si hay envíos con retención judicial, se entregan al responsable para que los reencamine a donde haya decidido el juzgado.
  • Se reencaminan a la oficina postal de referencia los envíos ordinarios que no puedan ser entregados a domicilio por alguno de los siguientes motivos:
  1. zonas de nueva ocupación que no tienen aún asignada la denominación de viales ni numeración de viviendas o la que dispongan no es la oficial, o no dispongan de instalación de buzones y en las que todavía no se ha iniciado el servicio de reparto.
  2. zonas en las que no es posible realizar el reparto por diferentes factores: imposible acceso a los edificios, buzones desordenados, etc.
  3. zonas que, de acuerdo con la actual normativa, deben entregarse en casilleros concentrados pluridomiciliarios, pero aún no están instalados.
  4. zonas en las que la CNMC ha dictado resolución para que se entreguen en oficina.
  • En el caso de que la unidad de reparto y la oficina compartan local, se podrán reencaminar a dicha oficina los envíos ordinarios dirigidos a un domicilio, cuyos titulares posean un apartado postal y hayan autorizado por escrito la entrega de este tipo de envíos en dicho apartado.
  • En el caso de existir secciones sin cubrir, se activará el Plan de Contingencia local. Según este plan, la correspondencia perteneciente a secciones que no estén cubiertas se deberá clasificar en su totalidad, utilizando cualquier recurso del que se disponga o mediante personal de las secciones colindantes, adoptando las medidas organizativas que sean necesarias. Esta actuación permitirá asegurar la calidad de los distintos productos.

El proceso de embarriado sigue el siguiente orden:

  • Se realiza el encasillado de los envíos (preembarriado). El encasillado consiste en clasificar los envíos, separándolos por calles y números, siguiendo el orden marcado en el casillero de la sección, que debe estar rotulado.
  • Se realiza el embarriado, que consiste en ir sacando de los casilleros los envíos y en colocarlos en paquetes (grupos de envíos) por números o portales, ordenando un paquete detrás de otro, según el recorrido del reparto en la calle, que coincidirá con el itinerario que se describe en la lista de embarrie. En este momento se deben detectar los envíos sujetos a Reenvío.
  • Se confecciona la bolsa o saca de alcance y los contenedores con los envíos (si los hay) que se entregan mediante “rutas directas”. En la bolsa de alcance se introducen los envíos que forman la segunda parte del recorrido y que no caben en el carro o en el cofre de la moto.

    A la bolsa se le pone una etiqueta, en la que se indica el número de la sección y la calle donde está el buzón de alcance. Después, la bolsa se lleva a la zona de salida para que la recoja el rutero. El embarriado comenzará por las zonas de reparto que componen las bolsas o sacas de alcance, de manera que permita la salida a tiempo de las diferentes conducciones y no perjudique a la sección del final de la ruta. Cabe señalar que en la bolsa de alcance se pueden introducir envíos ordinarios y envíos de paquetería (con el visto bueno del responsable de la Unidad), pero nunca se podrán incluir envíos de telefonía o envíos que contengan productos de alto valor (envíos con valor declarado o reembolso superior a 300 euros).
  • Se llena el carro de reparto o el cofre de la moto con los envíos, colocados en el orden inverso a la ruta seguida en el reparto (se deja en la superficie del carro lo primero que se reparte).
  • Se efectúan las peticiones de reenvío postal de la sección. Para ello, se dispondrá de sobres colectores y de etiquetas de las peticiones que vayan dándose de alta. También se dispondrá de testigos que facilitan la localización de estos envíos. Diariamente, durante el embarriado, deben detectarse estos envíos y separarse. Después se reenvía la correspondencia al nuevo domicilio, aun cuando sólo exista un único envío.
  • Se recogen los envíos registrados (certificados, giros, reembolsos, etc.), urgentes (cartas ordinarias urgentes, Paq Light Internacional y AD) y la correspondencia IPC (que se recoge bajo firma), junto con los envíos registrados se reciben las Hojas de Reparto que imprime SGIE (en el caso de trabajar con papel), donde figuran los envíos registrados para la sección, ordenados según el recorrido.

El cartero no debe mezclar nunca los envíos registrados, urgentes e IPC con el resto de los envíos ordinarios. Las cartas certificadas, urgentes y los envíos IPC se embarrian intercalados y se llevan separados del resto, sin incluirlos en la saca de alcance, para garantizar su seguridad y para evitar realizar una entrega incorrecta por confusión3. Si por el volumen no fuera posible llevar los envíos IPC con la correspondencia registrada y urgente, se llevan diferenciados, para tenerlos controlados durante el recorrido y asegurar siempre la entrega, con el criterio de garantizar el stock 0.